(Por Franco Córdoba, enviado especial).- El capitán del seleccionado argentino de fútbol, Lionel Messi, dialogó con la prensa antes del debut ante Arabia Saudita de este martes -por el Grupo C de la Copa del Mundo Qatar 2022- en una sala de prensa que estuvo a reventar.

El lleno que promete mañana el encuentro en el estadio Lusail fue el mismo que tuvo hoy el Salón 1 de Conferencias de Prensa del Main Media Center de la ciudad de Doha para escuchar su testimonio.

La expectativa fue total en Doha y en los medios que dieron a conocer la novedad de que Leo sería el futbolista sentado para dialogar con la prensa mundial en la antesala de la disputa de su quinta Copa del Mundo, que seguramente sea la última, como reafirmó hoy mismo.

En medio de un celoso operativo interno, la seguridad de la FIFA cuidó cada detalle de la salida a escena del argentino, como si fuera un "rockstar" a punto de confirmación de la realización de la gira mundial más grande de la historia.

El rosarino, figura mundial y de la Argentina, hizo que cerca de 400 miembros de la prensa de todo el planeta no solo estén presentes desde 45 minutos antes del comienzo de la conferencia sino que además, en el momento que el astro tomó la palabra, la seguridad negara la entrada a unos 50 reporteros cuando el salón estaba a reventar.

Leo salió a la conferencia con una caminata muy tranquila, con semblante sonriente y a la hora de responder mostró seguridad para evacuar dudas sobre su estado físico, del que tanto se habló en los últimos días tras su llegada a Qatar para jugar la quinta Copa del Mundo.

De diferentes naciones, lenguajes y creencias, incluso con miembros de prensa de países que no clasificaron a Qatar 2022, los cronistas esperaron a Messi que mañana brindará la primera función en Qatar, a la espera de que llegue a los siete shows para cumplir con su sueño y el de millones de argentinos y fanáticos en todo el mundo.

La música comenzará a sonar en el estadio de Lusail este martes y la pelota correrá, como las estrofas de la canción favorita de Leo, que entonará en suelo asiático, mientras a 13306 kilómetros de distancia -en suelo argentino- se llevará a cabo el pogo más grande y fervoroso por el 10, el de acompañarlo en Qatar 2022. (Télam)