El delantero de Boca Juniors Mauro Zarate mostró conformismo por la victoria de su equipo ante Defensores de Belgrano por 3 a 0 y por su actuación, a la que le sumó dos goles de tiro penal, porque "era la idea tener un partido así".

Zárate, de 34 años, sostuvo respecto de su posición en la cancha, más retrasado y como un especie de volante por el medio hacia la izquierda, que la "intención era ayudar cuando tenía que ayudar, y luego tomar la pelota de frente, desequilibrar, hacer jugar a (Agustín) Obando y aprovechar su velocidad. Y todo salió bastante bien".

"Me acuerdo que en Vélez cuestionaron a (Gabriel) Heinze cuando me puso en esta posición. Pero me sentí cómodo en ese lugar, y ante un rival que hizo bien las cosas y que tranquilamente podría ser de primera división", apuntó.

"Y en cuanto al segundo penal que me tocó ejecutar, se lo ofrecí a Franco (Soldano), pero me dijo que el encargado era yo y que lo pateara tranquilo. Él hace un trabajo increíble y por eso quería que tratara de convertir", reveló.

Por último hablo sobre su futuro, ya que tiene contrato con Boca hasta el 30 de junio y con una cláusula de extensión por seis meses. "Yo no escondo nada. Hablamos antes de que podría haberme ido. pero conversé con Miguel Russo, con el Consejo de Fútbol, y acá estoy. Después, cuando llegue el momento se verá. Particularmente estoy tranquilo", avisó.

Boca vuelve a los entrenamientos mañana desde las 9 en el predio de Ezeiza, para preparar el partido ante Independiente del próximo domingo en Avellaneda por la 7ma. fecha de la Zona 2 de la Copa de la Liga Profesional, que contará con el arbitraje de Patricio Loustau. (Télam)