El mediocampista de Independiente, Lucas González, advirtió esta tarde sentirse “bien”, aunque reconoció que mañana debe ver “al médico”, tras el fuerte golpe lumbar que sufrió el sábado pasado con Racing (0-1), en el partido correspondiente a la fecha 9 de la Copa de la Liga Profesional de fútbol (LPF).

El volante, de 20 años y oriundo de Jujuy, continúa internado pero espera el alta médica para las próximas horas, después de una resonancia de columna que le dio favorable.

“Lo importante es que estoy bien. Mañana tengo que ver al médico”, expresó el jugador del ‘Rojo’ a TyC Sports.

‘Saltita’ González tuvo un duro choque en el aire con el defensor de la ‘Academia’, Joaquín Novillo, y se llevó la peor parte. El futbolista de Independiente se retiró del campo de juego, con cuello ortopédico y en ambulancia, como consecuencia del fuerte impacto.

“Fue un golpe muy fuerte que me agarró de lleno en la nuca. Cuando me desperté, estaba en la ambulancia y me dolía mucho la cabeza. Por suerte, fue un susto”, agregó.

“Me acuerdo hasta que salté. Después no recuerdo más nada. El mareo, las náuseas, la verdad que me asusté un poco. En un momento, inclusive, no sentía las piernas”, contó el mediocampista.

González reveló que “lo primero que hice fue preguntar cómo salió el partido. Y después les pedí que le avisen a mi vieja, porque debía estar preocupada”, aseguró.

En principio, el volante guardará reposo durante lo que resta de la semana y no estará a disposición del DT Omar Píccoli (asistente principal de Julio Falcioni) para el encuentro que Independiente sostendrá este domingo, a las 21.00, contra Defensa y Justicia, en Avellaneda, por la décima fecha. (Télam)