Los socios de Gimnasia y Esgrima la Plata aprobaron anoche en asamblea el balance del último ejercicio económico financiero, que arrojó un déficit de más de 400 millones de pesos y, más preocupante, un pasivo que alcanza los 8.965.603,34 de dólares.

Del total del pasivo, además, el club debe cancelar a la brevedad 3 millones para poder levantar la inhibición, que hoy no le permite participar del mercado de pases.

En la asamblea, de la que participaron 570 socios, estuvieron todos los candidatos para las elecciones del próximo sábado 27 de noviembre, donde aún el oficialismo no dio a conocer su fórmula y lo hará por estas horas, con el interrogante si el actual presidente Gabriel Pellegrino será nuevamente la figura principal o bien ocupará una de las vicepresidencias.

Hoy los candidatos lanzados a la presidencia son Julio Chaparro (Hacer Tripero), Ricardo Salomé (Gimnasia en Acción), Mariano Cowen (Transformar Gimnasia), Edgardo Medina (Gimnasia Pueblo) y Lucas Castagnetto, quien propone una unidad por la agrupación Somos Gimnasia.

En una asamblea de tono elevado, en el inicio se produjo una fuerte discusión entre el actual presidente y su antecesor, Daniel Onofri, y minutos después se desaprobó la memoria, en un gesto del abanico opositor de "bajarle el pulgar" a la gestión.

El balance fue explicado por el contador y auditor Sebastián Vázquez, y entre otros temas puntualizó que el club debe hacer frente a la brevedad al pago de deudas por los pases de Brahian Aleman, Ramón Sosa, José Paradela y Agustín Cardozo y con los representantes de Oscar Piris y Franco Soldano.

En su informe de gestión, la dirigencia explicó que el pasivo disminuyó un 35% con respecto a 2017, y que el número de socios aumentó desde diciembre del 2016 a la actualidad en un 39%, con una cantidad que alcanza los 37.241, aunque el padrón habilitado para votar es de 12.286, número similar al de las pasadas tres elecciones (en la última solo asistieron 4.586).

En cuanto al pasivo, la oposición marcó que el número podría ser superior ya que no todas las deudas están fijadas al valor del dólar oficial, sino que muchas están firmadas con el dólar MEP. (Télam)