Las estrellas de las 22 franquicias de la NBA que están concentradas en el complejo de la empresa Walt Disney en Orlando, para reanudar la liga el 30 de julio luego de cuatro meses de interrupción debido a la pandemia de coronavirus, reciben una buena variante de entretenimientos y actividades para que no se aburran y muchos han llevado su propio material para pasarlo bien.

En la "burbuja" creada específicamente para protegerles del coronavirus la mayoría de los equipos estarán entre dos y tres meses encerrados en el complejo y en esa larga concentración recién a fin de agosto podrán reunirse con su familias.

Por ello, la organización les proporciona facilidades para hacer más ameno el encierro, como excursiones a restaurantes, lugares para jugar al golf e ir a pescar, pases privados para ver películas no estrenadas, sesiones de DJs invitados o servicios de pedicura, manicura y barbería, consignó el periódico deportivo español AS.

Los astros de NBA están cuidados las 24 horas del día, aunque eso tampoco evitó que se critiquen las condiciones que se les han dado por parte de la Liga.

Pero a veces esas variantes no alcanzan y algunos jugadores llevaron al Wide World Of Sports Complex todo tipo de artefactos electrónicos y demás objetos.

Goran Dragic (Miami Heat) está todo el tiempo con su iPad y su teléfono móvil para poder comunicarse con su familia y el francés Evan Fournier (Orlando Magic) tampoco se separa de su libros y su computadora personal.

Otros como Paul Millsap (Denver Nuggets) o JaVale McGee (Los Angeles Lakers) son muchos más exquisitos, apostando al humidificador de ambientes y las velas perfumadas.

Otras figuras no se conformaron con poco, como Montrezl Harrell (Los Angeles Clipper) quien llevó a la "burbuja" un sauna y su compañero Lou Williams instaló un estudio de grabación.

Finalmente, P.J. Tucker (Houston Rockets) es un fanático del calzado deportivo y llevó a Orlando 60 pares de zapatillas, según destacó el diario deportivo AS. (Télam)