La yegua Llamas de Acero, con la monta del jinete Ramiro Barrueco, ganó hoy por medio pescuezo sobre Buena Brújula el Hándicap Cote D´or, una prueba de 1.800 metros con un premio de 630.000 pesos que fue corrida en el séptimo turno de la reunión en el Hipódromo Argentino de Palermo.

La ganadora, una hija de Fuego E Hierro, pagó un muy buen dividendo de 25,85 por boleto para las 18 cuadras de arena seca.

Sorpresa total. Llamas de Acero, una pupila del cuidador Roberto Gutiérrez, no estaba en los cálculos de casi nadie. La mayoría pensó que Miss Eder y Buena Brújula se quedaban con la carrera. No fue así. Llamas de Acero guapeó y logró un dividendo de 25 pesos que fue muy festejado por la gente del stud Blazé - Hué.

Stemme agarró la punta y la mantuvo hasta la entrada a las recta final. La favorita Miss Eder se lesionó y su jockey debió pararla en los primeros 300 metros. Buena Brújula y Llamas de Acero fueron a buscar a la puntera.

Ya en los 550 metros finales Stemme dio señales de ir perdiendo acción, mientras que Buena Brújula se le puso a la par para luego quedarse como puntera. Por atrás atropelló Llamas de Acero y también Fórmula E.

En los 300 metros finales dio toda la impresión que Buena Brújula no podía perder. En violenta atropellada Llamas de Acero se fue acercando a la puntera, al igual que Fórmula E.

En los 100 metros finales Llamas de Acero alcanzó a Buena Bruja y comenzó a guapear para terminar ganándole por solo medio pescuezo. Tercera, a media cabeza, entró Fórmula E.

Un final apretado para una carrera compleja. Hay que destacar la conducción del jockey Ramiro Barrueco, quien nunca se dio por vencido y tuvo su premio al cruzar el disco .

Los parciales fueron de 22s 32/100 para los 400 metros, de 45s 38/100 para los 800 metros, de 1m 09s 96/100 para los 1.200 metros y de 1m 34s 71/100 para los 1.600 metros.

Llamas de Acero logró hoy su quinto triunfo oficial - el más espectacular de su larga campaña - sobre un total de 50 carreras. Ganó por guapa y porque su jinete tuvo una actuación excelente. El cuidador Roberto Gutierrez también tiene un gran mérito en este batacazo. (Télam)