El entrenador de Boca Juniors, Sebastián Battaglia, reconoció esta noche que el momento en que más sufrió desde que es entrenador de la primera división "fue en cada definición por penales", aunque por contrapartida aseguró que su equipo se hizo "ganador en esas instancias".

"Antes de empezar a dirigir estuve un buen tiempo pensándolo mucho, hasta que tomé la decisión de que esta iba a ser mi profesión", destacó en ESPN el entrenador "xeneize".

"Lo que pasa es que en Boca sumé 19 títulos, pero 17 fueron como jugador, y repetir eso como entrenador es difícil, pero por lo pronto ya llevo dos en seis meses", apuntó.

Y al respecto refirió que se encontró en el club de la Ribera "con muchos jugadores juveniles que tiene un gran futuro y que le van a ser muy útiles al equipo".

"Y aunque el libro de pases está abierto, estoy muy conforme con el plantel que tenemos. Por ejemplo sabemos lo que nos podría aportar Arturo Vidal, y a Martín Payero lo conozco de cuando estuve trabajando en Banfield con Julio Falcioni. Con el chileno todavía no tuvimos la oportunidad de hablar", advirtió respecto de alguna posible contratación por ahora desestimada.

"Me dicen que estoy calmado cuando dirijo al equipo, pero lo real es que soy tranquilo aunque a veces la procesión va por dentro, y me ayuda mucho el hecho de conocer tanto como es Boca por dentro", refirió.

El director técnico boquense reconoció que le tocó asumir el cargo en reemplazo de Miguel Russo "en una etapa complicada para el equipo".

"Pero en esto nadie tiene garantizado el éxito, porque uno va tratando de ir sacando cosas positivas tanto de lo bueno como de lo malo, y a partir de allí tratar de ir mejorando, Pero la receta del éxito no la tiene nadie, porque de lo contrario todos serían ganadores", expresó.

"Y en eso está incluido el hecho de tratar de ayudar siempre a los jugadores, tal como por ejemplo ocurrió con Alan Varela, que empezó bien, luego decayó y ahora está bien otra vez, y nosotros lo acompañamos en todo ese recorrido", destacó.

Battaglia aseguró que "no hubo un solo partido para destacar ni tampoco para cuestionar. Con Godoy Cruz y Racing no fueron buenos, ni tampoco el empate 1-1 con Arsenal, pero por ejemplo con Corinthians se jugó bien".

"Pero nosotros trabajamos mucho a nivel grupal y consideramos que todos son importantes, por lo que aquellos que estaban afuera después rindieron cuando les tocó entrar", subrayó.

"Pero por ejemplo, como creo en lo que hago, tampoco me costó tomar la decisión de aplicar una sanción a Agustín Almendra. Después, todo lo que se dice hay que dejarlo afuera", sentenció.

Finalmente resaltó a los brasileños "Palmeiras y Flamengo como los mejor perfilados para pelear el título en esta Copa Libertadores. Boca hace tiempo que no tiene la oportunidad de ganarla, pero eso tiene que ser un objetivo y no una obsesión. Nosotros debemos competir, porque también es cierto que a nadie le gusta cruzarse con nosotros. Ojalá pueda seguir siendo técnico de Boca por mucho tiempo", completó. (Télam)