El volante uruguayo Carlos Benavídez, que volvió al primer equipo de Independiente luego de atravesar dos rupturas de ligamentos cruzados, anotando el gol del triunfo con el que el "rojo" le ganó anoche por 1 a 0 a Boca Juniors en Avellaneda, se mostró "muy emocionado" y al borde de las lágrimas por esa situación.

"La verdad que tengo una emoción tremenda, porque volver a jugar y convertirle un gol a Boca es muy fuerte para mi después de todo este largo tiempo que pasé fuera del equipo", le dijo Benavídez a la transmisión de TNT Sports.

"Lo que pasa es que yo me quiero quedar acá y por eso volver a jugar y poder ayudar al equipo es muy importante para eso. Pero si pude superar tantos momentos malos fue especialmente por mi familia y por los grandes compañeros que tengo en este equipo", dijo el uruguayo de 23 años al ser "presentado" ante las cámaras de televisión por el capitán del equipo, Silvio Romero.

Otro uruguayo, el arquero Sebastián Sosa, ex Boca Juniors y figura del encuentro con tres tapadas fundamentales, también destacó que "era importante un triunfo no solamente para ir dejando atrás algunos malos partidos, sino fundamentalmente para seguir estando a tiro de clasificar a la Copa Libertadores del año que viene".

Independiente quedó a cuatro puntos de Boca en la Tabla Anual, que este jueves se estará clasificando cuando River seguramente salga campeón, pero si el "xeneize" obtiene la Copa Argentina liberará otro lugar que hoy por hoy sería para Estudiantes de La Plata, que tiene tres unidades más que el "rojo". (Télam)