Los jugadores de River Plate que fueron a sus países de origen durante esta cuarentena por la pandemia de coronavirus, los colombianos Juan Fernando Quintero y Rafael Santos Borré, y el paraguayo Robert Rojas, regresarán el miércoles próximo a Buenos Aires para someterse al aislamiento preventivo y estar listos en caso de que regresen los entrenamientos en agosto.

Luego seguirán el mismo camino el resto de los extranjeros, el uruguayo Nicolás de la Cruz y el chileno Paulo Díaz, en tanto que el último en hacerlo será el colombiano Jorge Carrascal, que recién partió el pasado fin de semana.

El técnico Marcelo Gallardo quisiera tener a todo el plantel listo para los primeros días de agosto por si finalmente se autorizan los entrenamientos y deben empezar con los protocolos para trabajar al menos seis semanas, tal como le pidieron a la AFA y a la Conmebol, ante de retomar la competencia en la Copa Libertadores.

Las fechas probables de la vuelta a la competencia internacional sería para el 15 de septiembre para la Libertadores a los argentinos se los autorizó a empezar a jugar el 17) y a fin de dicho mes el torneo local que, según trascendió, se jugará en grupos y se extenderá por menos de tres meses, entre el 27 de septiembre y el 22 de octubre, según dejó trascender ayer la Liga Profesional de Fútbol.

Los planes de Gallardo para los entrenamientos es sumar chicos de la reserva para tener más alternativas, porque supone que habrá lesiones y una readaptación que necesitaría mucho tiempo, lo que generaría una inevitable rotación.

Lo que no se decidió todavía es el lugar de los entrenamientos, que pueden ser en el Monumental, en el predio de Ezeiza o, eventualmente existe la idea de diseñar una "burbuja" sanitaria, tal como sucedió en la Major League Soccer estadounidense, para lo cual ya existió una invitación de Mar del Plata.

En otro orden, se confirmó que en las próximas horas River cancelará la deuda de las cuotas con Belgrano, de Córdoba, por el pase del delantero Matías Suárez, con los montos que ingresen por la venta del defensor Facundo Medina, que estaba en Talleres de esa provincia, a Lens, de Francia. (Télam)