La llegada del confirmado nuevo entrenador de Independiente, Leandro Stillitano, quien todavía permanece en Chile, donde fue ayudante de campo del argentino Gustavo Quinteros en el campeón, Colo Colo, está demorada por estos día ya que todavía no logró completar su cuerpo técnico.

El arribo como coordinador de inferiores del experimentado y prestigioso Fernando Kuyumchoglu y la designación del exasistente del anterior técnico, Julio Falcioni, el "Moncho" Pedro Damián Monzón para hacerse cargo de la reserva, fueron por detrás de la de Stillitano, las más salientes de las últimas horas en la vida futbolística del club de Avellaneda.

"Independiente es uno de los clubes más grandes de la Argentina y me genera mucha emoción estar acá", sostuvo Kuyumchoglu en una entrevista con el departamento de prensa "rojo".

Mientras tanto Stillitano trabaja febrilmente en las últimas horas para terminar de armar su primer cuerpo técnico como entrenador principal, algo que llega a su vida a los 39 años y en el club del que es hincha de toda la vida.

Por lo pronto, los dos que están confirmados para acompañarlo en la sucesión de Falcioni son el preparador físico, Alejandro Tocalli, y el entrenador de arqueros, Damian Albil. Pero faltan los restantes ayudantes de campo.

Y en ese punto un gran candidato es Guillermo De Lucca, exentrenador de Dock Sud y profesor de educación física.

A este panorama todavía abierto en lo futbolístico se sumó ayer un crudo informe de la Comisión Directiva entrante, que dio a publicidad a través de una asamblea de socios una deuda que deberá afrontar de casi 7.000 millones de pesos.

"Si esto fuera una película, que no los es, se tendría que llamar Tierra arrasada", sostuvo el nuevo presidente, Fabián Doman, a la hora de presentar el millonario pasivo que afronta la institución. (Télam)