La Liga de fútbol de Bélgica aprobó por unanimidad el proyecto para fusionarse con la de los Países Bajos para dar nacimiento a la BeNeLeague, que unificaría los dos torneos, aunque falta todavía la aprobación de la contraparte.

La asamblea general de la Pro League belga respaldó sin fisuras la idea, con el voto de los 25 clubes que la integran, con el objetivo de dar un salto de calidad que permita desarrollar el fútbol profesional y asegurar la estabilidad económica.

Una liga unificada, explican los impulsores del proyecto que permitiría medirse en un mismo torneo al Anderlecht y al Brujas con Ajax y Feyenoord, entre otros, resultaría mucho más atractiva y elevaría los ingresos, incluso por derechos de transmisión.

Según afirman, la fusión permitiría el ingreso de entre 300 y 400 millones de euros adicionales, que no sólo beneficiarían a los clubes involucrados sino a todo el movimiento futbolístico de Bélgica y de Países Bajos, informó la agencia italiana ANSA.

Para que la idea se concrete habrá que esperar el voto de los clubes que integran la Liga holandesa o Eredivisie.

En la primera división de Bélgica juegan los argentinos Matías Silvestre (Royal Mouscron) y Facundo Colidio (Sint Truidense).

Sin llegar a la idea de fusión, hace algunos años se especuló con la posibilidad de que los dos equipos más grandes de Uruguay, Peñarol y Nacional, jugaran el torneo argentino. (Télam)