La tenista japonesa Naomi Osaka, número dos del mundo, se retiró hoy de Roland Garros luego de su decisión de no atender a la prensa por una cuestión de "salud mental", situación que le ocasionó una multa económica.

"Esta no es una situación que yo había imaginado o que tenía intención de provocar. Creo que lo mejor para el torneo, el resto de los jugadores y mi propio bienestar es que me retire, para que todos puedan volver al tenis y centrarse en lo que está pasando en París", escribió Osaka en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter.

"Nunca quise ser una distracción y acepto que el timing no fue el ideal, y que mi mensaje podría haber sido más claro. Lo que es más importante, nunca banalizaría con la salud mental o usar ese término de forma tan fácil. La verdad es que he sufrido largos problemas de depresión desde el US Open 2018 y me está costando mucho lidiar con ello", indicó la número dos del mundo.

Osaka, de 23 años, se impuso el domingo pasado ante la rumana Patricia Maria Tig y no participó de la rueda de prensa que impone la WTA. Este hecho generó un sin fin de opiniones que llegaron a oídos de la propia tenista.

"Todo el que me conoce sabe que soy introvertida y todo el que me ve en los torneos se habrá dado cuenta de que siempre llevo auriculares, porque me ayuda a lidiar con mi ansiedad social", señaló Osaka.

"Aunque la prensa de tenis siempre ha sido muy buena conmigo (y quiero disculparme con los buenos periodistas a los cuales he podido dañar), no soy una persona a la que le salga de forma natural hablar en público y me produce ansiedad antes de hablar con la prensa. Me pongo muy nerviosa y me estresa el intentar dar la mejor respuesta posible", agregó. (Télam)