La FIFA enviará el próximo lunes la Copa del Mundo a Italia para inmortalizar en la base del trofeo la leyenda "Argentina 2022" en reconocimiento al título logrado por la Selección argentina hace menos de un mes en Qatar. El ente regulador enviará el trofeo a GDE Bertoni, la firma que se encargó de diseñar el actual trofeo en 1971 para reemplazar la antigua Copa Jules Rimet entregada a Brasil luego del Mundial de México 1970. La empresa se fundó a principios de 1900 y hoy es dirigida por la bisnieta de Emilio Bertoni, su creador, en Milán. La orfebrería se encargará de grabar en la base del trofeo la frase "Argentina 2022" que perdurará en la historia, tal como ocurrió con las dos primeras consagraciones mundiales de la Selección nacional en los mundiales 1978 y 1986. Este procedimiento ya es una costumbre luego de cada Copa del Mundo y lleva un cuidadoso trabajo artesanal que realizan los empleados más calificados y acostumbrados a trabajar con trofeos de la FIFA, UEFA y distintas federaciones deportivas. Inmediatamente después de terminado, el trofeo volverá al museo de la FIFA en Zurich, donde se guardará hasta el Mundial 2026 cuando sumará la decimocuarta inscripción. Actualmente se puede leer "Alemania 1974", "Argentina 1978", "Italia 1982", "Argentina 1986", "Alemania 1990", "Brasil 1994", "Francia 1998", "Brasil 2022", "Italia 2006", "España 2010", "Alemania 2014" y "Francia 2018". Desde el próximo lunes también dirá "Argentina 2022". La Copa del Mundo tiene un valor incalculable y es objeto de máximo cuidado por parte de la FIFA. La original fue la que Lionel Messi levantó para festejar el título luego de la final ante Francia en Qatar y nunca salió del estadio de Luseil. A la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) se le entregaron dos réplicas oficiales para que pueda traerlas a la Argentina y festejar luego de 36 años. LG/SPC NA