La futbolista estadounidense Megan Rapinoe denunció este jueves la brecha salarial de género que existe en su país en un acto que compartió junto al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en la Casa Blanca.

“Me han devaluado, faltado al respecto y desdeñado porque soy una mujer (…) Sigo cobrando menos que los hombres que hacen el mismo trabajo que yo“, expresó Rapinoe, en una conferencia replicada por medios internacionales.

La campeona olímpica 2012 y del mundo 2015 y 2019 graficó la discriminación salarial con los 18 centavos menos por dólar que cobra una mujer en relación a los jugadores hombres, diferencia que asciende hasta 45 centavos en el caso de las futbolistas latinas.

Rapinoe, de 35 años, elegida como la mejor futbolista del mundo en 2019 por la FIFA y la revista France Football, estuvo acompañada además por la jugadora del Sky Blue FC Margaret Purce, quien también se sumó a los reclamos salariales.

“Nadie esperaría que una flor prospere sin agua, y aun así, nuestra sociedad espera ver florecer a las mujeres en los deportes, a las que se les ha negado el agua y la luz del sol“, dijo Purce en el Día de la Paga Igualitaria, que se celebra desde 1996.

La brecha salarial de género obliga a las mujeres de Estados Unidos a trabajar entre 15 y 22 meses para percibir el mismo salario de los hombres en un año. (Télam)