La atleta bielorrusa Krystsina Tsimanouskaya dejó hoy los Juegos Olímpicos de Tokio para asilarse en Polonia, luego de que este país le otorgara la visa humanitaria a partir de sus denuncias del pasado domingo, cuando acusó a las autoridades de su país de obligarla a abandonar la capital japonesa contra su decisión.

Tsimanouskaya partió en la mañana japonesa de miércoles desde la embajada polaca en Tokio donde había pedido asilo rumbo al aeropuerto de Narita, para trasladarse desde allí hacia Varsovia, informó la agencia japonesa Kyodo y replicó la alemana DPA.

La atleta olímpica de 24 años llegó al aeropuerto de la capital japonesa escoltada por funcionarios locales y no respondió a la requisitoria de la prensa, deslindando de la trama a las autoridades políticas de su país pero sí señalando a las del Comité Olímpico bielorruso, ya que previamente le había indicado a la BBC, de Londres, que ellas fueron "las que cometieron errores".

Por su parte el mencionado Comité Olímpico de Bielorrusia había anunciado el pasado domingo que Tsimanouskaya se retiraba de los Juegos de Tokio "como consecuencia de su estado psicológico".

Esto ocurrió luego de que la velocista que debía participar en las pruebas de 100 y 200 metros llanos cuestionara a través de las redes sociales a los responsables de la selección bielorrusa de atletismo y al Comité Olímpico de su país que encabeza Viktor Lukashenko, hijo del presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.

El Comité Olímpico Internacional (COI) anunció que abrió una investigación sobre el tema. (Télam)