El entrenador de Boca Juniors, Miguel Ángel Russo, consideró que "jugar cada 48 horas es un castigo", luego de la victoria de esta noche sobre Huracán por la Copa de la LPF y de cara al partido del martes ante Santos, de Brasil, por la Libertadores.

"Jugar cada 48 horas es un castigo para los jugadores y le rompe la cabeza a los técnicos. No debería suceder. Siempre tuvimos como mínimo 72 horas", dijo Russo.

Boca deberá jugar el martes contra Santos y tiene programados dos partidos con muy poca diferencia para la próxima semana: el domingo 2 ante Lanús, por la Copa local, y el martes 4 en Guayaquil, Ecuador, ante Barcelona por la Libertadores.

"La Liga Profesional deberá entender que la Libertadores y la Sudamericana dan prestigio. Un equipo no puede jugar cada 48 horas. Todos buscamos un logro internacional, no sólo Boca. Cuesta mucho viajar, no es algo simple, y todo es peor en este marco con los hisopados, convivir con el coronavirus... Somos seres humanos", agregó.

Respecto del encuentro de esta noche, Russo consideró que la victoria 2-0 sobre Huracán "fue justa" y que siempre "viene bien, sobre todo para los más chicos. Hay que acostumbrarse a ganar y esto es Boca". indicó.

Ante la pregunta de Télam sobre el regreso después de dos años de Cristian Pavón, el entrenador comentó: "Venimos hablando mucho con él. Necesita jugar. Conoce el club y la camiseta".

El plantel de Boca volverá a los entrenamientos mañana desde las 8 en el predio de Ezeiza para preparar el partido del martes ante Santos, en la Bombonera, por la segunda fecha del grupo C de la Copa Libertadores 2021. (Télam)