La hinchada de Instituto de Córdoba fue la última en festejar en el país antes del inicio del Mundial Qatar 2022, y no para de celebrar el ascenso logrado anoche tras igualar ante Estudiantes de Caseros y conseguir el pase a la Liga Profesional para la temporada 2023.

La fiesta se armó en primera instancia en el mismo estadio del barrio Alta Córdoba, donde tras el pitazo final de Fernando Espinoza los futbolistas festejaron en el campo de juego junto con sus familiares y amigos.

Los hinchas, por su lado, no querían dejar sus lugares en las tribunas y extendieron por varias horas la celebración en el estadio Juan Domingo Perón.

La fiesta se trasladó luego desde el barrio del noreste de la capital provincial hacia el centro de Córdoba, donde los hinchas coparon las inmediaciones del Patio Olmos, punto de los grandes festejos cordobeses y lugar elegido para las grandes concentraciones de los últimos tiempos.

Las casas particulares de la zona de Alta Córdoba y las anchas calles del barrio también se convirtieron en verdaderas pistas de baile hasta el amanecer, en una madrugada que tuvo intensas lluvias. Pero a los hinchas poco les importó mojarse y siguieron el festejo de tan ansiado logro.

La "Gloria" está en Primera División tras 16 años en el torneo Nacional B, el principal del ascenso argentino. Y Córdoba tendrá en 2023 a tres equipos de la provincia, con Talleres y Belgrano (campeón 2022 de la Primera Nacional) junto al regresado Instituto. (Télam)