El seleccionado de Inglaterra jugará mañana ante Escocia, en el considerado el clásico más antiguo del fútbol mundial, por el Grupo D de la Eurocopa 2020, que se está celebrando en varias ciudades europeas, con la gran posibilidad de alcanzar la clasificación para los octavos de final.

El partido, el 114 en el historial de este clásico británico, se disputará en el mítico estadio de Wembley, desde las 16 de Argentina, con el arbitraje del español Antonio Mateu Lahoz y televisado por DirecTV.

Por el mismo grupo y a las 13, en el Hampden Park de Glasgow, Escocia, se enfrentarán la República Checa y Croacia (DirecTV), el español Carlos del Cerro Grande será el árbitro, y más temprano, a las 10, en la ciudad rusa de San Petersburgo se jugará Sucia-Eslovaquia por el Grupo E con el alemán Daniel Siebert como referí.

Inglaterra y Escocia es un ancestral clásico británico cuyo primer partido se jugó el 30 de noviembre de 1872, hace 149 años, con un empate sin goles en Hamilton Crescent, Escocia, totalizando hoy 144 juegos, con ventaja inglesa de 48 triunfos contra 41 y 25 empates.

El último cotejo entre ambos fue el 10 de junio de 2017 con un empate 2 a 2, con un solo antecedente en fase final de Eurocopa, en la de 1996 jugada en Inglaterra, cuando el local ganó en Wembley 2-0 con goles de Alan Shearer y Paul Gascoigne.

Inglaterra debutó en esta Euro con un triunfo por 1 a 0 ante Croacia, con el gol de Raheem Sterming, mientras que Escocia cayó 2 a 0 ante República Checa, por lo tanto las necesidades de ambos son muy disimiles.

Inglaterra podría clasificar con vencer y si Croacia no le gana a la República Checa, con otro resultado no lo hará por más que gane ya que matemáticamente no se aseguraría uno de los dos primeros lugares del grupo, aunque luego habría lugar para los cuatro mejores terceros.

Esta Inglaterra, dirigida por Gareth Southgate, jugará con la ventaja de ser local en los tres partidos de la fase inicial e incluso la final se desarrollará en Wembley. El local tiene un equipo con talentosos jugadores como Harry Kane, el joven de Phil Foden, Sterling y Mason Mount.

Escocia, dirigido por Stephen Clark, tras perder en el debut necesita un buen resultado contra el 'Viejo Enemigo' para tener una oportunidad de pasar a la fase eliminatoria.

Seguramente Clark hará alguna variante y se prevé el ingreso de Ché Adams (Southampton) como titular en la delantera y la duda pasa por saber si el defensor del Arsenal Kieran Tierney se recuperará de un problema en el gemelo y podrá debutar en la Euro.

En Glasgow, Suecia, que debutó empatando ante España sin goles jugará ante Eslovaquia que logró un gran triunfo en el debut por 2 a 1 ante la Polonia de Robert Lewandowski en San Petersburgo. Por este grupo el sábado próximo jugarán España-Polonia a las 16 en el estadio de La Cartuja en Sevilla. (Télam)