Independiente negocia con el defensor Fabricio Bustos la firma del nuevo contrato, que había sido acordado meses atrás, para alejar los rumores de una posible transferencia a Boca Juniors.

El club no le cumplió al cordobés lo acordado en la extensión del vínculo (hasta 2022) anunciada en septiembre del año pasado y para evitar una escalada del conflicto, intentará cerrar el acuerdo en las próximas horas.

En simultáneo, la dirigencia del "rojo" desestimó la primera oferta que elevó Boca Juniors por el lateral derecho y pretende solucionar el tema contractual para alejar definitivamente la posibilidad de la salida de un jugador bien considerado por el nuevo cuerpo técnico.

La directiva del club de la Ribera ofertó 1,5 millones de dólares más el importe de la deuda de 600.000, de la misma moneda, que todavía debe por Pablo Pérez, quien pasó de Boca a Independiente en enero de 2019.

Si bien la cláusula de rescisión que figura en el contrato acordado el pasado 1 de septiembre es de 20 millones de dólares, el club de Avellaneda aceptaría en este contexto transferir a Bustos en cuatro millones.

La otra novedad en el transcurso de la segunda semana de la pretemporada fue la presencia del delantero Sebastián Palacios, quien ya se entrena junto al plantel luego de su préstamo en Newell's Old Boys.

El tucumano será tenido en cuenta por Falcioni pero todavía no está convencido de quedarse en el "rojo" y evaluará las posibles ofertas que lleguen del exterior.

Luego de la habitual rutina física, Falcioni se enfocó en ejercicios con pelota en equipos de siete contra siete para inculcar su idea futbolística.

El plantel se entrenará toda la semana en dos turnos en el predio de Villa Domínico y seguirá concentrado en un hotel del centro porteño. (Télam)