Independiente deberá pagar en los próximos 30 días las deudas por las que está inhibido por la FIFA para hacer las incorporaciones que pidió el entrenador Julio César Falcioni, quien pretende al menos un zaguero central y un volante interno de juego.

"En los últimos días el club pudo saldar un par de inhibiciones. Una fue con América de México, al que le abonó 1.600.000 dólares por los pases del paraguayo Cecilio Domínguez y Silvio Romero, restándole pagar otra cifra similar el próximo 15 de julio", apuntó a Télam un vocero de los 'rojos'.

"La otra fue con Defensor Sporting, de Uruguay, abonando 1.300.000 dólares por el pase del volante uruguayo Carlos Benavídez, aparte de las cinco cuotas que restan de 100.000 cada una", continuó con el detalle el informante.

Lo que le falta pagar al 'Diablo' de otras tres inhibiciones son 130 mil dólares al Chongqing Lifan, de China, por la venta de Emmanuel Gigliotti al Toluca, de México; 1.800.000 dólares a Torino, de Italia, por la ficha del uruguayo Gastón Silva; y 950.000 mil más por el reclamo de haberes caídos del chileno Francisco Silva, que serían renegociables.

Saldado todo esto, Independiente podría realizar incorporaciones, como la de un zaguero central, debido a que Ezequiel Muñoz recién estará plenamente recuperado de su lesión en la rodilla izquierda para mediados de agosto próximo.

A la vez que Sergio Barreto, suspendido por carga de amonestaciones, no podrá jugar ante Santos, cuando se reinicie la Copa Sudamericana con los octavos de final, a mediados del próximo mes, lo que preocupa a Falcioni para cubrir ese puesto.

El 'Emperador' también requiere de un mediocampista interno de juego con la intención de dotar al equipo de mayor volumen de juego, precisamente, para conseguir un ataque más profundo. (Télam)