El uruguayo Luis Suárez tuvo hoy un impactante recibimiento de la gente de Nacional, de Montevideo, el club donde comenzó su magnífica carrera profesional y al que regresó después de 16 años para disputar los cuartos de final de la Copa Sudamericana y fundamentalmente ponerse a punto para el Mundial de Qatar.

Su necesidad de estar en ritmo de competencia para cuando en noviembre el seleccionado uruguayo comience su participación mundialista lo habían llevado a coquetear con River Plate, pero cuando el "millonario" quedó eliminado en octavos de final de la Libertadores, entonces el "Pistolero" se inclinó por el club que lo vio nacer en el mundo del fútbol.

Suárez llegó al estadio del Gran Parque Central junto a su familia a primera hora de la tarde, luego de ser parte de una caravana que lo acompañó desde el Aeropuerto de Carrasco rodeado de hinchas tricolores.

Y apenas pisó suelo montevideano, se cruzó con el cantante colombiano Sebastián Yatra, que se presentará en la capital uruguaya y se llevó de regalo una camiseta autografiada de Suárez, verificó ESPN.

La marcha hacia el estadio fue a ritmo muy lento, ya que el fervor popular que luego colmaría las graderías, hizo eclosión también en las calles y rutas de acceso, sobre las cuales hasta sobrevoló una avioneta con una bandera en la que se leía "SuárezEnNacional".

El recorrido tuvo un alto contenido emotivo, ya que "Lucho" se asomaba repetidamente por la ventanilla de la camioneta que lo trasladaba para retribuir tanto afecto.

Al llegar, lo esperaba una multitud y en el campo de juego todo el plantel del "Bolso" y su cuerpo técnico.

"A todo el pueblo tricolor, a todo el Uruguay, primero que nada, agradecerles porque estoy acá por ustedes y porque quiero estar acá. Después dirán lo que dirán, pero estoy porque quiero estar acá, por el cariño que me dieron, porque sé que más feliz que acá no voy a poder estar”, empezó su discurso de presentación el delantero oriundo de la ciudad uruguaya de Salto, de 35 años.

"Vine porque quiero ganar y pelear todos los torneos. Estamos en un equipo grande y estoy convencido de que si hacemos las cosas bien podemos conseguir los títulos que nos quedan de acá en adelante, el Clausura, la Copa de la AUF de Uruguay, el Campeonato Uruguayo y la Sudamericana. Creo que ahora lo que tenemos que hacer es enfocarnos en lo que tenemos que enfocarnos, que es jugar al fútbol y que Nacional gane”, remarcó.

Después recibió la camiseta número 9 de parte del argentino Emmanuel Gigliotti, que se la cedió ya que la estaba utilizando hasta ahora. “Vengo a devolver lo que es de Luis”, avisó el ex Boca Juniors, Independiente y San Lorenzo.

Y acto seguido se pudieron observar en una pantalla gigante dispuesta para la ocasión los saludos de afectos cercanos a Suárez, empezando por su amigo Lionel Messi.

“Sé lo importante que es para vos estar ahí en Nacional, volver a tu casa y a tu país después de tanto tiempo, y prepararte para el Mundial, que falta poquito. Ahora voy a tener que seguir a tu equipo desde Francia, aunque los hinchas de Newell’s no tenemos un buen recuerdo de él, pero te quiero mucho y por vos, cualquier cosa”, dijo Messi, recordando la final de la Libertadores perdida por los rosarinos en 1988.

El ex Barcelona, de España, y Atlético de Madrid cerró la apoteótica jornada con una vuelta olímpica por la cancha, ya luciendo la camiseta con el número 9 en la espalda, levantando constantemente los brazos y saludando a quienes desde las tribunas le tributaron una muestra de afecto que, aunque haya transitado los más grandes escenarios del mundo, seguramente para él será incomparable e inolvidable.




(Télam)