El DT de Boca Juniors, Hugo Ibarra, descartó los rumores de cambios en el equipo y ratificó la formación con Marcos Rojo de capitán para recibir mañana a Talleres de Córdoba por la Liga Profesional.

El entrenador no hará modificaciones en relación a la última derrota con San Lorenzo, que fue su primer partido al frente del primer equipo en calidad de interino, antes de ser ratificado hasta fin de año.

"No va a cambiar nada, el equipo va a ser el mismo que jugó el partido anterior", avisó en La Bombonerita durante una conferencia de prensa que se inició con desprolijidades en el sistema de audio.

Con respuestas cortas y contundentes, Ibarra le restó trascendencia a la exclusión del capitán Carlos Izquierdoz en la lista de concentrados: "Tuvo una molestia en estos días, hay un parte médico, no entrenó y por eso no está concentrado".

Izquierdoz, apuntado tras la discusión por los premios con el Consejo de Fútbol, el día anterior a la eliminación en la Copa Libertadores, perdió la titularidad y la capitanía después del partido ante Corinthians de Brasil.

Rojo portó la cinta en el Nuevo Gasómetro y abrazó a Izquierdoz después de marcar su gol del 1-0 parcial, gesto que fue interpretado como un desafío al nuevo DT y al Consejo.

"Uno hace un gol y puede abrazarse con quien quiera. Esa pregunta es más para Marcos", contestó el formoseño, quien despejó los rumores de un cambio en ese rol: "El subcapitán en Marcos y llevará la cinta como corresponde".

Ibarra tampoco quiso entrar en polémica por los dichos de Darío Benedetto cuando consideró que la salida de Izquierdoz no fue futbolística. "Expuso lo que pensaba y no tengo nada que decir", se excusó.

Luego confió en un buen ambiente en La Bombonera mañana, pese a la pancarta anómina aparecida hoy en el alambrado del predio de Casa Amarilla en repudio a la postura de los jugadores por los premios exigidos.

"El escenario va a ser el mejor, como siempre propone el hincha de Boca. Siempre ha alentado, no veo por qué no lo hará en este momento. El equipo necesita ese respaldo después del golpe de haber quedado afuera (de la Copa)", aseguró.

El DT "xeneize" garantizó que el plantel vivió "una semana tranquila, pensando en el próximo partido" y aclaró que mantiene contacto con el vicepresidente segundo Juan Román Riquelme "siempre para hablar de fútbol".

Consultado por Télam, abrió una puerta para el final del conflicto con el mediocampista Agustín Almendra, separado del plantel por su antecesor Sebastián Battaglia.

"Está en un proceso de recuperación de una lesión. Es patriomonio del club, jugador de Boca, lo iremos viendo y evaluando. Lo tuve en Reserva y ha aportado muchísimo. Primero que se recupere y hablaremos más adelante", planteó.

Finalmente, el ex lateral derecho, ganador de 13 títulos como futbolista "xeneize", le prometió a "la gente de Boca" que su equipo "siempre va a salir a competir para tratar de ganar todos los partidos".

"La vara en Boca siempre es la mas alta. Ojalá que, en este tiempo que nos toca estar, podamos llevar a la institución a lo más alto. Es el deseo de todos", concluyó. (Télam)