La carrera de Ariel Holan como entrenador sigue su curso ascendente y ahora, tras desvincularse de Santos, de Brasil, luego de apenas una docena de partidos, a raíz de las amenazas que recibieron él y su familia de partes de los hinchas del equipo paulista por perder el clásico ante Corinthians, ya arregló de palabra su llegada al vigente campeón del fútbol mexicano, León.

Justamente León quedó anoche eliminado en octavos de final de la liga mexicana en definición por tiros penales frente a Toluca, lo que determinó el final del ciclo de Ignacio Ambríz como director técnico del equipo.

Lo paradójico de este arribo de Holan a León es que en ese equipo juegan dos argentinos, uno de ellos el fino volante central cordobés de 24 años Santiago Colombatto, que hizo inferiores en River y luego terminó debutando en primera en Cagliari, de italia, y el otro es el exdelantero de Boca Juniors e Independiente, Emanuel Gigliotti.

Y justamente Gigliotti se fue de Independiente en 2019 peleado con Holan, porque a pesar de ser el goleador del equipo consideraba que el entrenador no le daba los minutos en cancha que él se merecía.

Precisamente Gigliotti se fue a México para vestir la camiseta roja de Toluca, y ahora, por imperio del destino, volverá a tener a Holan como su entrenador. Seguramente no habrá sido él quien lo recomendó a las autoridades de León.

Justamente Santos, su ya exequipo, enfrentará a Boca mañana en Brasil, por la cuarta fecha del Grupo C de la Copa Libertadores. El arreglo de Holan con los mexicanos se da apenas 10 días después de haber abandonado al club de San Pablo. (Télam)