Varios centenares de hinchas del Manchester United ingresaron hoy en el estadio Old Trafford para protestar contra los dueños del club inglés, dos horas antes del partido contra el Liverpool, que se encuentra demorado.

Miles de seguidores de los "diablos rojos" de Manchester llegaron hasta Old Trafford para manifestarse en los aledaños del estadio, y muchos de ellos ingresaron hasta el césped del mítico estadio inglés.

El partido, que debía comenzar a las 12.30 de la Argentina televisado por ESPN, estaba demorado.

Como síntesis de la protesta, se pudo leer una pancarta que decía: "Ustedes pueden comprar nuestro club pero no podrán comprar nuestro corazón ni nuestra alma".

Muchos de los hinchas portaban los colores verde y dorado, símbolos 'anti-Glazer' que evocan al Newton Heath, club fundado en 1878 y que 24 años más tarde se convertiría en el Manchester United.

Los hinchas encendieron bengalas y se subieron a las tribunas mientras cantaban "queremos la marcha de los Glazer".

En tanto, en el centro de la ciudad Manchester se realizaba una manifestación frente al hotel donde se hospedan los jugadores del United para impedir la salida del micro que debía llevarlos al estadio.

En medio de fuerte tensión con la familia estadounidense Glazer, propietaria del club, el reciente episodio del proyecto de Superliga europea, en la que estaban implicados los dueños del club, hizo explotar la bronca de los hinchas.

El partido demorado es muy importante, ya que en caso de una victoria del Liverpool, el Manchester City sería matemáticamente campeón de Inglaterra dos días antes de su partido de vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones contra el PSG, con la ventaja de haber ganado por 2-1 en París. (Télam)