Las asociaciones sindicales de futbolistas de los países sudamericanos repudiaron hoy el egoísmo de las ligas de Europa, expresado en la negativa de ceder a los jugadores para las próximas tres fechas de Eliminatorias del Mundial Qatar 2022.

En un comunicado que, entre otros, lleva el sello de Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA), los gremios acusaron a las competencias europeas de tener "en miras su propio interés y beneficio, sin atender ni reparar en las necesidades del resto, configurando una clara actitud egoísta, la cual es enérgicamente repudiada".

Entre las críticas formuladas, se apunta que la posición de los dirigentes de las grandes ligas "no se reflexionó ni se debatió en forma consciente", sino que resultó de una "lógica nefasta".

Los gremios entendieron como "inexplicable" no haber tenido en cuenta el "factor humano" y los deseos del "verdadero artífice de este deporte: el futbolista".

"Es de vital importancia que se tenga en especial consideración la honra que le significa a los futbolistas representar los colores de su país, siendo, sin lugar a dudas, lo máximo a lo que deportivamente aspiran", argumenta el comunicado.

"Es bueno resaltar -abunda- que son muchos los seleccionados nacionales de Sudamérica que tienen un gran número de futbolistas militando en ligas europeas que impiden su liberación. Ello trae como lógica consecuencia un lamentable desprestigio de las

Eliminatorias del máximo evento a nivel futbolístico, como lo es la Copa Mundial de la FIFA, ya que los seleccionados nacionales no podrían contar con sus máximas estrellas".

"En caso de mantenerse esta arbitraria e injusta decisión, los futbolistas se verían 'presos' e impedidos de ejercer libremente su derecho a trabajar, garantizado por las constituciones de los diferentes países y por los Tratados Internacionales de Derechos Humanos", advierte.

"Por las razones expuestas, es que llamamos a la reflexión y a la sana discusión, despojada de cualquier tipo de interés, con el fin de evitar perjuicios en el fútbol a nivel general y en particular, al futbolista, quien es merecedor de una mayor protección", concluye.

LaLiga de España, la Premier League inglesa, la Serie A de Italia y la Liga de Portugal rechazaron las convocatorias de los futbolistas sudamericanos, al entender que afectan sus derechos e intereses.

La Ligue 1 de Francia, a la que arribó recientemente Lionel Messi, aceptó la facilitación de los futbolistas pero con críticas hacia la FIFA, cuyo presidente pidió comprensión a los clubes por la compleja realidad relacionada con la pandemia de coronavirus.

El suizo Gianni Infantino hizo "un llamamiento a la solidaridad de todas las asociaciones miembro, de todas las ligas y de todos los clubes para que hagan lo que es correcto y justo para el fútbol mundial".

El conflicto entre las principales ligas de Europa y el máximo ente rector del fútbol mundial se produjo a partir de la extensión del plazo de cesión de los futbolistas, para que se puedan disputar las dos fechas de tres partidos de Eliminatorias previstas en septiembre y octubre.

En cada una de esas ventanas, la FIFA agregó un partido adicional a los dos que habitualmente se disputan con motivo de la suspensión de la fecha de marzo pasado por la situación sanitaria que reinaba en Sudamérica.

Al tratarse de una zona de riesgo en términos sanitarios, los jugadores sudamericanos deberán cumplir con el aislamiento vigente en cada uno de los países cuando regresen a Europa, lo que implica extender el período de indisponibilidad por parte de los clubes.

De no resolverse esta situación de forma favorable para los seleccionados, Argentina será el equipo más afectado ya que no contará con 22 de los 30 citados por el técnico Lionel Scaloni.

La "Albiceleste", segunda en las Eliminatorias con 12 puntos en seis partidos, visitará a Venezuela el próximo jueves en Caracas, el domingo 5 se presentará ante el líder Brasil (18) en San Pablo y el jueves 9 recibirá a Bolivia en el Monumental con un 30 por ciento del estadio habilitado para el público. (Télam)