Las gimnastas estadounidenses Simone Biles, Mckayla Maroney, Maggie Nichols y Aly Raisman cuestionaron hoy al FBI ante la comisión de Justicia del Senado de su país por su negligencia en la investigación sobre las acusaciones de abusos sexuales contra Larry Nassar, exmédico de la Selección local.

Biles, Maroney, Nichols y Raismana aseguraron haber sido víctimas de Nassar, condenado en 2018 a una pena que va de los 40 a los 175 años de prisión por abusos sexuales a más de 150 gimnastas.

Durante la audiencia se está examinando el modo en el que el FBI gestionó la investigación tras las acusaciones, presentadas por primera vez a la agencia en 2015.

También declararán contra el director del FBI, Christopher Wray, y el inspector general del departamento de Justicia, Michael Horowitz, consignó la agencia de noticias italiana ANSA.

En un reporte de julio, Horowitz afirmó, en un reporte de julio pasado, que diversas violaciones de los protocolos provocaron meses de demora y que mientras la investigación estaba estancada el exmédico abusó de decenas de víctimas.

Los funcionarios del FBI "no respondieron a las acusaciones con la seriedad y la urgencia que merecieron y reclamaron", se lee en el reporte, el cual agrega que se cometieron "numerosos errores y se violaron múltiples reglas del Bureau".

"Permitieron a un abusador de menores seguir libre por más de un año y esta inacción permitió a Nassar seguir con sus abusos", expresó Maroney en el Senado.

"¨Qué sentido tiene denunciar un abuso si los agentes del FBI sepultan ese reporte en un cassette?", puntualizó Maroney.

Por su parte, Biles expresó: "realmente parece que el FBI cerró sus ojos ante nosotras" y reclamó que se envíe "el mensaje de que las consecuencias serán rápidas y graves si se permite a un depredador dañar a menores". (Télam)