El delantero paraguayo de Argentinos Juniors, Gabriel Ávalos, consideró que su equipo venció esta noche a Unión, de Santa Fe, 2 a 0 "por estar atentos en todas las líneas" y que los tres puntos sumados les permiten "mantener buenas chances de ingresar a algunas de las copas", la Libertadores o Sudamericana 2023.

"Al margen de lo que convertimos, esta vez ganamos por estar atentos en todas las líneas, cosa que no había pasado en las últimas dos derrotas consecutivas", expuso Ávalos en contacto con la prensa.

"Con el triunfo nos ubicamos terceros, a un punto de Gimnasia (La Plata), que va segundo en el torneo y es el último que está clasificando para la Libertadores, así que eso nos permite mantener buenas chances de ingresar a algunas de las copas. Ese es el objetivo", añadió.

La figura del partido no solo por la conversión por duplicado sino, también, por todo su despliegue, se manifestó satisfecho por su regreso "después de varios partidos ausente por lesión y poder convertir dos goles -los primeros que anota en el torneo- que valieron una victoria tan necesaria", valoró.

"En cuanto al primero que anoté, que el árbitro (Patricio Loustau) me cobró offside en un primer momento, me quedé con expectativa de ver que indicaba el VAR porque siempre juego al límite con la posición por lo que no me sentía seguro de si estaba o no habilitado. Gracias que al final lo convalidaron", detalló Ávalos.

Otro que debió pasar por una circunstancia especial fue el arquero Federico Lanzillotta, quien a los 28 minutos del primer tiempo protagonizó un tremendo choque de cabezas con su compañero, el defensor Kevin Mac Allister, cuando ambos trataron de despejar la pelota, en el borde de su área, ante un contraataque del rival.

"Kevin no me escuchó cuando le grité que salía a tapar el envío y nos dimos un golpazo terrible. Él se llevó la peor parte porque quedó con un par de dientes partidos y un corte en la boca. Ahora tendrá que ir a ver un odontólogo", señaló el guardavallas.

"Por suerte, a mí me salvaron con un par de puntos, aunque en el segundo tiempo cuando me volvió a sangrar mucho el corte me asusté. Pensé que era algo más serio, pero los médicos del club me atendieron bien y rápido para seguir jugando", completó Lanzillotta,

(Télam)