(Enviados especiales) El arquero argentino Hernán Galíndez expresó hoy su felicidad por su debut, a los 35 años, en un Mundial como representante del seleccionado de Ecuador, ya que cumplió un "sueño" que hace "dos años era imposible".

"Esto es mucho más de lo que puede haber soñado. Hace dos años pensar en algo así era imposible", admitió el rosarino en la rueda de prensa posterior a la victoria por 2 a 0 sobre Qatar en el partido inaugural del Mundial 2022.

Dentro de los más de 15.000 ecuatorianos, el futbolista, nacionalizado en 2009, pudo reconocer a un hincha de Rosario Central, el club en el que debutó como profesional en 2008.

"Había un hincha de Central", dijo ante la consulta de Télam sobre si su familia de Rosario había viajado para ver su debut en el estadio Al Bayt.

"Tengo una alegría inmensa, porque ganar contra el anfitrión y no recibir goles, son muchas cosas positivas. Trato de disfrutarlo, pero sé que no hay tiempo, porque como nos dijo (Gustavo) Alfaro, esto es la Copa del Mundo y hay que tratar de ganar el próximo partido contra Países Bajos", manifestó.

Galíndez está de racha ya que además de ganarle el puesto al experimentado ex Vélez Sarsfield, Alexander Domínguez, viene de ser campeón de Ecuador con Aucas y con el de hoy completó nueve partidos con la valla invicta.

Ecuador también se metió en la historia de los Mundiales, ya que logró vencer por primera vez a un seleccionado anfitrión en el partido debut. (Télam)