El entrenador de Central Córdoba, Abel Balbo, reveló hoy que la dirigencia del equipo santiagueño estuvo “dos días llamando” a sus pares de Vélez Sarsfield para acordar una suspensión del encuentro previsto para hoy, pero “estos “nunca contestaron”.

El ex jugador de la Roma señaló que la suspensión comunicada “tan tarde” es “una desprolijidad de la Comisión Directiva de Vélez", que a la entidad santiagueña le significó “un gasto de millones de pesos” ya que tuvieron que permanecer en la ciudad de Buenos Aires días de más.

“Nos genero una problemática de logística, ya que estamos a 1.500 kilómetros de Buenos Aires, tuvimos problemas con el entrenamiento y con la preparación del próximo partido. Le genera cansancio físico y mental a los jugadores”, dijo Balbo.

El entrenador invitó a “mejorar la actitud y la comunicación, porque todos queremos mejorar el futbol argentino, que es un futbol hermoso, el campeonato es muy lindo. Debemos ingeniarnos para superar los problemas”.

Por su parte, el dirigente Diego Ledesma, encargado del fútbol profesional de Central Córdoba, consideró que la suspensión “se resolvió por intereses deportivos. Somos un equipo que la estamos remando para salir del descenso y, por suerte, los jugadores y el cuerpo técnico lo entendieron y ya se preparan para la próxima final".

“Nosotros tenemos otra noche más de gastos porque no hay pasajes para volver hoy. Nosotros tenemos pasajes para volver mañana. Necesitamos tranquilidad para seguir jugando cosas importantes", añadió.

“La semana pasada me comuniqué con gente importante de Vélez. A nosotros no nos parecía que Vélez juegue cuatro partidos en una semana. Hubiese sido más fácil avisarnos que se suspendía antes", relató el dirigente santiagueño. 

(Télam)