El defensor Nicolás Figal entrará por el lesionado Luis Advíncula y el delantero Exequiel Zeballos lo hará por el colombiano Sebastián Villa, suspendido, en los dos cambios que tendrá Boca para el choque del jueves a las 21 contra Deportivo Cali, en el que estará obligado a ganar para pasar a octavos de la Copa Libertadores.

Figal, uno de los refuerzos llegados para este semestre, entrará por el lateral peruano, que según el parte médico oficial sufrió una lesión muscular en el isquiotibial derecho durante la final de la Copa de la LPF ante Tigre, en Córdoba, que Boca ganó 3 a 0.

Advíncula se suma al otro lesionado que tenía el plantel (el "Pulpo" Diego González, en recuperación de una rotura de meniscos en la rodilla izquierda) y representa un problema también para el DT de su seleccionado, Ricardo Gareca, quien lo necesita en condiciones para el repechaje de clasificación para el Mundial de Qatar 2022.

El lateral estará inactivo al menos dos semanas y el partido de Perú ante un rival por confirmar (Australia o Emiratos Árabes Unidos) será el lunes 13 de junio en el propio Qatar. El "Tigre" Gareca también citó a otro defensor de Boca, Carlos Zambrano.

En el ataque, mientras tanto, el DT "xeneize", Sebastián Battaglia, piensa en Zeballos para reemplazar a Villa, que contra Cali cumplirá el último partido de suspensión que recibió tras los incidentes de la pasada edición de la Copa ante Atlético Mineiro.

Villa, además, atraviesa una compleja situación judicial: está acusado de abuso sexual, denuncia que se suma a otra causa de violencia de género pendiente de juicio oral.

Así las cosas, la probable formación para el partido del jueves ante el conjunto colombiano en la Bombonera será: Agustín Rossi; Nicolás Figal, Carlos Izquierdoz, Marcos Rojo y Frank Fabra; Guillermo "Pol" Fernandez, Alan Varela y Óscar Romero; Eduardo Salvio, Darío Benedetto y Exequiel Zeballos.

De confirmarse estos 11, se concretaría el debut de Rojo en la presente edición de la Copa (también arrastraba una sanción de cinco fechas desde la edición 2021); y Battaglia descartaría la posibilidad de cambiar el dibujo táctico para darles entrada a Luis Vázquez en el ataque junto a Benedetto y a Ramírez en el medio.

Las eventuales modificaciones de esquema responden también a la necesidad que tiene el técnico de evaluar la actualidad física de cada integrante del plantel: la lesión de Advíncula, en ese sentido, parece ser consecuencia de la agenda cargada que afrontó Boca Juniors en las últimas semanas. Benedetto, por caso, jugó cinco partidos en 15 días; y "Pol", Varela y Romero, cuatro en 12.

Deportivo Cali, al que un empate le alcanzará para meterse en la próxima instancia, es la contracara: llegará a la Bombonera con una semana de descanso (su última presentación fue el triunfo 3 a 0 sobre Always Ready). El equipo colombiano ya se encuentra en Buenos Aires y trabaja en las instalaciones del club Lanús.

El plantel de Boca volverá a entrenarse mañana en Casa Amarilla desde las 9 y luego quedará concentrado en un hotel del barrio porteño de Monserrat a la espera del trascendental encuentro. El jueves, se estima, tendrá el apoyo de casi 60 mil hinchas.

Boca está tercero en el Grupo E de la Libertadores con 7 puntos, uno menos que su rival del jueves y Corinthians (Brasil), que se medirá con Always Ready de Bolivia (último con 4). El equipo de la Ribera necesita ganar para asegurarse el pase a los octavos. El partido estará arbitrado por el chileno Piero Maza Gómez. (Télam)