El presidente de Talleres de Córdoba, Andrés Fassi, justificó la salida del portugués Pedro Caixinha como DT del equipo porque “era necesario para hacer un click" en plantel, e hizo un balance de lo sucedido hasta el momento en el año, donde dijo que “todavía quedan muchas cosas por jugar”.

"En el torneo pudimos jugar solamente cinco veces con el equipo completo, es muy difícil cuando tenés que meter siete variantes en el 11", dijo el titular de la entidad de barrio Jardín en una entrevista que brindó a radio Showsport.

Así se refirió a la mala campaña que viene desarrollando el conjunto "albiazul" en la Liga Profesional, que fue lo que determinó la salida de Caixinha de su cargo, dejando su lugar de manera interina a Javier Gandolfi, a quien Fassi no le quiere “cargar presión de ser el técnico definitivo”.

"Caixinha tenía enfrente a jugadores cansados, con la cabeza en proyectos personales más que en los del club y hubo un desgaste. Ahora con Gandolfi intentamos recuperar ese fuego sagrado", resaltó el presidente.

Antes del portugués estuvo en el club en el comienzo del año Ángel Hoyos, que no tuvo un paso feliz por club, y sobre eso Fassi dijo que “le quedó un plantel complejo y difícil de manejar. Agarró un equipo donde cuatro o cinco jugadores se querían ir. El capitán que era (Juan Cruz) Komar que se plantó y dijo que se quería ir a Rosario Central".

“Tuvimos un comienzo de año muy dado vuelta, cuando debíamos arrancar el año nos quedamos sin cuerpo técnico (no arregló continuidad ‘Cacique’ Medina). Sumado a que algunos jugadores como Komar no quisieron seguir en el club y se quedaron en su casa", resumió Fassi.

"Cada técnico tiene sus pros y sus contras. Creo que el perjuicio más grande con el ‘Cacique’ Medina fue creer que se quedaba y se terminó yendo”, lamentó.

Talleres ocupa la penúltima posición en la tabla anual de Primera División, aunque tuvo una destacada actuación en la Copa Libertadores, en la que fue eliminado por Vélez Sarfield en cuartos de final y aún tiene chances en la Copa Argentina, en la que espera en cuartos de final al ganador entre el "Fortín" e Independiente.

Sobre lo que vendrá al concluir esta temporada, Fassi fue cauto y apostó a finalizar bien el año: “Talleres terminará un muy buen 2022 dónde todavía quedan muchas cosas por jugar", confió.

También habló de ofrecimientos que hubo para vender a algunos jugadores, sobre lo que puntualizó que por “Enzo Díaz y Diego Valoyes” no eran suficientes las ofertas.

Fassi descartó además la posibilidad de que el equipo pueda jugar el partido pendiente de la undécima fecha ante Unión en la cancha de Instituto, ya que la capacidad no es suficiente para darle lugar a los más de 50.000 socios que tiene el club.

Ese rumor circuló debido a que la "T" no podrá utilizar el Kempes en los últimos 15 días de este mes, debido a la final de la Copa Sudamericana que se disputará el 1 de octubre entre San Pablo (Brasil) e Independiente del Valle (Ecuador).

La propia dirigencia de Instituto difundió hoy, ante los trascendidos, un comunicado en el que indica que no está disponible el estadio de Alta Córdoba para que juegue Talleres, y admitió que no recibió pedido del club de barrio Jardín para realizar dicho encuentro.

(Télam)