Independiente jugará sus próximos partidos como local fuera de Avellaneda y sin público hasta que se produzca la convocatoria a elecciones, evalúan las autoridades de Seguridad de la provincia de Buenos Aires después de los graves incidentes provocados el viernes durante una Asamblea de Socios en la sede del club.

El titular de la Agencia de Prevención contra la Violencia en el Deporte (Aprevide), Eduardo Aparicio, le aseguró esta mañana a Télam que el ministro del área, Sergio Berni, "está más firme que nunca" en esa decisión, también convalidada por la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

La modalidad, en cancha neutral y sin hinchas, comenzará en el encuentro ante Atlético Tucumán, que debía disputarse esta tarde en el estadio Libertadores de América-Ricardo Enrique Bochini y fue suspendido por los disturbios en las inmediaciones de la sede.

"Hasta que no tengamos una fecha para la elecciones, creo no que se van a poder jugar más los partidos ahí. Hay que se coherentes y estar en lo preventivo. Si no está garantizada la seguridad, no se va a considerar jugar en Avellaneda", planteó Aparicio en diálogo con Télam.

El responsable de Aprevide adelantó el compromiso de organizar "cuanto antes" el juego suspendido con Atlético, que ya tiene su delegación en Buenos Aires.

"Estamos coordinando con AFA para ver qué estadio se puede utilizar", dijo el funcionario, quien descartó la posibilidad de hacerlo en La Plata, donde mañana se presenta Gimnasia, y abrió la posibilidad de que sea en cancha de Lanús. (Télam)