El director técnico de Rosario Central, Cristian González, declaró esta tarde, tras la goleada 4 a 0 de su equipo a Patronato, que se sentía "contento porque hoy se pudo empezar a demostrar lo que se pretende de este equipo".

En una videoconferencia de prensa ofrecida desde el Gigante de Arroyito, el entrenador "canalla" admitió que "el fútbol a veces tiene estas cosas; da partidos en los que aparecen los goles y la posibilidad de jugar más tranquilo".

Consultado sobre la aparición de Francesco Lo Celso, el hermano de Giovani, actualmente en el Tottenham Hotspur inglés, el "Kily" destacó que con su presencia "se trató de armar el rombo del mediocampo".

"Eso era lo que nos gustaba jugar en nuestra época. Es un jugador con buen juego, que se asocia muy bien con (el enganche) Emiiliano (Vecchio) y nos da muchas posibilidades de juego", añadió.

Requerido sobre la actuación de la defensa, González sostuvo que hoy se iba "conforme porque al equipo no le convirtieron, ya que la defensa estuvo sólida y fue seria".

"Pero para mi, el último delantero es el primer defensor, así que esto es también mérito de todo el equipo", dijo.

Y finalmente, al ser interrogado por Télam durante la conferencia de prensa virtual, sobre su decisión de quedarse 15 minutos después del partido a ver la práctica de los suplentes en la cancha del Gigante de Arroyito -adonde volvió después de la rueda de prensa-, el "Kily" confió que "también se quedaron los ayudantes, los profesores y los entrenadores de arqueros porque este es el mensaje".

"Para mí son todos importantes, no hay uno más que otro, sino que son todos iguales, porque en algún momento vamos a necesitar de todos", concluyó.

(Télam)