A poco más de dos meses de la muerte de Diego Armando Maradona, el escándalo parece no tener fin en torno a quienes lo rodearon durante sus últimos días.

Ahora, trascendieron nuevos mensajes de una conversación entre el neurocirujano Leopoldo Luque y un integrante del staff médico del ídolo.

En dicha charla dada a conocer había dos premisas de las que se hablaba: Por un lado, cómo evitar que el entorno le suministre cannabis. Y por otro, debatían sobre qué responsabilidad médica les podría caber en caso de que Diego muriese y se le hiciese una autopsia.

El final del Diez

“Ahí le dije a Maxi (Pomargo) que si hay una autopsia salta eso”, dice uno de los mensajes cuyo autor es Luque. Según trascendió, utilizó el término "eso" para hacer alusión a la marihuana.

En la conversación, un tal “Charly” sería la persona que le habría suministrado a Maradona los cigarrillos de cannabis.

“No aguanto más la situación de que Charly le dé marihuana a Diego. No sé cómo pararlo”, le escriben a Luque.

Según se desprende del análisis de los chats que hizo la justicia, esa fue una preocupación durante varias semanas.

En dichos chats, el neurocirujano es el que más insiste con evitar que le sigan dando marihuana y en varias ocasiones dice tener la intención de reunirse con Matías Morla para plantearle el tema.

Por otro lado, salieron a la luz otros mensajes: “Decí que, dentro de todo, tengo a la Monona (Romina Milagros Rodríguez, la cocinera de Diego) que me cuenta las cosas. Porque si no no te enterás nunca. Todos ayer, menos la Monona y el de seguridad, todos fumando porro”.

¿Qué pasó con Diego?

Ahora bien ¿Quién es ese tal “Charly”? Al parecer, sería un familiar indirecto de Rocío Oliva que luego fue acusado de haberle robado a Maradona y abandonó la vivienda.

En otra conversación uno de los integrantes del plantel médico cuenta los pormenores de una noche en la que le habrían dado marihuana y alcohol a Maradona para “sacárselo de encima”