El entrenador argentino Diego Simeone afirmó hoy que este era el "mejor año" para ser campeones con Atlético de Madrid en la Liga de España porque le pudieron dar una "alegría" a sus hinchas sufridos por la pandemia del coronavirus.

"Este año ha sido complejo, con amigos y familiares que murieron, lo mismo con hinchas fallecidos. Ganar este temporada es difícil, como nuestra historia. Siempre nos costó mucho. Era uno de los mejores años para ser campeón y darle felicidad a ellos", explicó el argentino en el contacto con los medios de prensa tras el undécimo título liguero.

"El mundo vive una situación difícil, dura, y ojalá que hayamos podido darle una alegría a la gente que la pasó mal en todo el año", reiteró.

Simeone destacó que su equipo estuvo "primero" en 32 fechas y a este objetivo se llegó por "la labor colectiva" en un grupo que "trabajó siempre con la mejor predisposición".

"Lo primero que se me vino a la cabeza cuando terminó fue empezar a reírme. Me pasa siempre. Me nace mucha alegría cuando ganamos", contó.

El ´Cholo´ recordó el día que se despidieron del demolido estadio Vicente Calderón, momento de reflexión para su continuidad: "Yo siempre les decía a los hinchas que teníamos futuro y que por eso me quedaría, no me equivoqué".

"El club sigue creciendo día a día de la mano de mucha gente que no se ve en la cancha, más allá de los resultados que dieron la posibilidad de hacerlo. Espero verlos pronto. "La gente se cansa de ver las mismas caras, pero soy cabeza dura y me quedé acá porque sé que podemos seguir creciendo. Ojalá podamos seguir ayudando", destacó.

Además, el DT tuvo palabras de elogio para sus delanteros Ángel Correa y Luis Suárez, autores de los goles del triunfo contra Valladolid por 2-1, como visitante.

"A Ángel se lo vengo diciendo hace mucho que tenía que hacer un gol de puntín y ahora metió un golazo. Su llegada a la selección argentina me llena de alegría, él crece día a día desde la humildad", apuntó.

"Suárez, en su zona habla por sí solo. Tuvimos suerte que quiera venir", cerró.

Simeone sumó su segunda liga como entrenador y su tercera en el club porque ganó otra en los noventa como futbolista. A su vez, llegó a su octavo título en el banco de suplentes.

(Télam)