(Por Fernando Bianculli) Enfermedades, lesiones, inactividad y retiro: una nefasta combinación de problemas en este 2021 truncó la carrera deportiva de Sergio Agüero, lo que representó una de las noticias más tristes para el deporte argentino.

Ganar una Premier League, llegar a la final de una Champions, despedirse con honores de un club poderoso como Manchester City, arribar a un gigante como Barcelona y levantar una Copa América podría significar el mejor año en la carrera de cualquier futbolista; sin embargo, en el caso del "Kun", todo quedó opacado por un contexto personal negativo.

Las estadísticas son elocuentes: tuvo participación 21 partidos -sólo 9 de titular y apenas 2 de forma completa- y anotó la magra cifra de 5 goles a lo largo de todo 2021. Los contratiempos fueron una constante, al inesperado punto que precipitar su abandono de la actividad, una decisión que comunicó el pasado miércoles en Barcelona.

Las dificultades comenzaron en enero cuando el "Kun" informó que había contraído coronavirus: "Después de aislarme por contacto estrecho, un último test que me hicieron dio positivo de Covid-19. Estuve con algunos síntomas y sigo las indicaciones de los médicos para recuperarme. ¡A seguir cuidándose!", escribió en sus redes sociales.

A fines de febrero, el miércoles 24, regresó a las canchas para jugar apenas 10 minutos ante Borussia Moënchengladbach por la Champions, y recién a mediados de marzo logró disputar su primer partido completo (vs. Fulham), en el que además tuvo su estreno goleador (de penal).

La progresión de su forma futbolística se interrumpió en abril por una lesión muscular, en momentos que su equipo disputaba instancias decisivas tanto en la Premier League como en la Liga de Campeones de Europa.

Click to enlarge
A fallback.

El 1 de mayo retornó a las canchas con un gol al Crystal Palace que puso al City a las puertas de la coronación en el torneo británico, pero una semana después cometió un error que privó al equipo de dar la vuelta olímpica en el partido con Chelsea.

Los "citizens" ganaban 1-0 y el "Kun" se hizo cargo de un penal para sentenciar el resultado y asegurar el título. Pinchó la pelota con suficiencia y el arquero Edouard Mendy contuvo el envío sin inconvenientes.

El DT Joseph Guardiola, con quien ya mantenía una relación tirante por su falta de regularidad, se enojó por su decisión y ya no volvió a ponerlo de titular, pese a que el City fue campeón anticipado de la Premier luego de la derrota del United ante Leicester, tres días más tarde.

Luego de rehabilitarse de una molestia en la ingle, el "Kun" vivió lo que fue la jornada más emotiva del año a nivel individual: ingresó a los 65 minutos del partido ante Everton (5-0), anotó un doblete y superó a Wayne Rooney en el récord goles con una misma camiseta en el torneo inglés (184).

Aquella fue su última presentación en el Etihad Stadium, donde recibió ovaciones y reconocimientos por su brillante carrera de diez años en el Manchester, que dejó un balance de 389 partidos, 260 goles y 15 títulos.

Quedaba reservada la frutilla del postre: la final de la Champions en Lisboa, pero el City la perdió con Chelsea y Agüero tuvo una intrascendente actuación de 13 minutos.

A las 48 horas, firmó un contrato de dos años y fue presentado en Barcelona, antes de sumarse al seleccionado argentino para la disputa de la Copa América. Su estado físico no era el adecuado y a ello se le agregó la confusa situación de un falso positivo de Covid-19 a cinco meses de su contagio.

En la consagración de Argentina en Brasil, el delantero dio el presente en cuatro partidos, ninguno de forma completa. Lejos estuvo de ser determinante, pero nadie le quitará el privilegio de haber aportado a la causa de terminar con la sequía de 28 años sin títulos con la mayor.

Durante toda la Copa América, el "Kun" proyectó una nueva etapa con su amigo Lionel Messi en Barcelona; sin embargo, en agosto, "La Pulga" conmocionó al mundo con su salida del club "blaugrana" por incumplimiento del fair play financiero.

Para peor, en medio de la pretemporada, sufrió una lesión tendinosa en el gemelo interno de la pierna derecha que postergó su debut por 10 semanas. El estreno como "culé" lo tuvo el 17 de octubre al disputar unos pocos minutos ante Valencia.

En su quinto compromiso con Barcelona, el sábado 30 ante Alavés, sufrió un malestar torácico a los 42 minutos -luego diagnosticado como arritmia- y fue reemplazado por el brasileño Philippe Coutinho.

Las imagen del "Kun"' camino al vestuario llenó de preocupación a la comunidad del fútbol mundial y los médicos del club catalán le indicaron de inmediato un absoluto reposo deportivo durante 90 días para profundizar estudios.

Apenas pasados 10 días del evento coronario, Agüero fue informado por los médicos sobre una patología maligna y la imposibilidad de seguir en la alta competencia por una alteración en la capacidad funcional del músculo cardíaco.

El club se mantuvo en absoluto silencio al respecto y el propio Agüero, mediante un mensaje en sus redes sociales, llevó tranquilidad al asegurar que se mantenía enfocado en la rutina médica prescripta.

"Ante los rumores les cuento que estoy siguiendo las indicaciones de los médicos del club, haciendo pruebas y tratamiento y ver mi evolución en el plazo de los 90 días. Siempre en positivo" escribió el 12 de noviembre pasado.

Esta semana, después de una información de Radio Marca, volvieron a crecer las versiones de su retiro hasta la conferencia de prensa de este miércoles en la que le puso fin a su etapa como futbolista.

Sin más, Agüero asumió que la patología cardíaca ya no le permitirá jugar profesionalmente porque implica un riesgo para su vida. El retiro lo sorprendió de forma traicionera, sin tiempo para duelos. Sea por talento, estadísticas o logros, quedará en la memoria colectiva como uno de los grandes futbolistas argentinos de la historia. (Télam)