Los jugadores de Gimnasia y Esgrima de La Plata y el ayudante de Diego Maradona, Sebastián Méndez, se acercaron hoy a despedir a su entrenador en la Casa Rosada, en silencio y con flores en la mano.

Los futbolistas llegaron en dos micros, no faltó ninguno, encabezado por el capitán Lucas Licht, y previamente arribó Méndez, con los ojos vidriosos y sin querer hacer declaraciones.

Maradona asumió en Gimnasia y Esgrima de La Plata como entrenador el pasado 8 de septiembre y lo salvó del descenso tras la cancelación de la temporada por el coronavirus.

Al mismo tiempo que se retiraron los deportistas, aparecieron 300 barras bravas, conocidos como "La 22", escoltados por la policía e ingresaron por el vallado a despedir a Maradona. Además, generaron incidentes cerca de la Casa Rosada. (Télam)