El argentino Martín Bogado se convirtió en nuevo refuerzo por dos temporadas de la franquicia Highlanders, de Nueva Zelanda, que el año próximo jugará el Super Rugby Pacific.

El wing misionero fue convocado por el entrenador australiano Michael Cheika y formó parte del plantel de Los Pumas en la reciente gira por Gran Bretaña. Actualmente participa en el club Bayonne de Francia.

Bogado señaló en la página oficial de Highlanders: "Estoy extremadamente emocionado de unirme al club y tener la oportunidad de jugar el Super Rugby. Representar a un equipo tan prestigioso es un sueño para mí".

"El traslado a Nueva Zelanda representa un reto fantástico que tenía que aceptar, la cultura del rugby en este país es algo que admiro mucho y estoy seguro de que esta experiencia me ayudará a crecer dentro y fuera del campo. Quiero seguir mejorando y no tengo ninguna duda de que los Highlanders son el lugar perfecto para conseguirlo", indicó.

Finalmente dijo: "Quiero dar las gracias al cuerpo técnico, a la dirección del club y a todo el mundo en el Highlanders por haber confiado en mí. Lo daré todo por el club, por mis nuevos compañeros y por los aficionados".

Bogado integró el plantel de Argentina XV que realizó una gira por Europa y que venció a Portugal (52-22) y Georgia (30-24).

La franquicia Highlanders, anteriormente denominada Otago Highlanders, tiene sede en la ciudad de Dunedin.

El último antecedente de un jugador argentino que jugó en Nueva Zelanda fue el octavo de Los Pumas Pablo Matera, quien se consagró campeón en el Crusaders al vencer en la final de visitante a los Blues por 21-7, en junio pasado. (Télam)