El director técnico de Boca Juniors, Miguel Angel Russo, reconoció que "el rival obligó" a su equipo a retroceder en el campo y "no supieron responder" en el empate de esta noche ante Unión (1-1), en Santa Fe, al dar inicio el torneo de la Liga Profesional de Fútbol.

"El rival obligó y no supimos responder. Me queda la preocupación porque nos metimos muy atrás y no nos gusta jugar así", expuso Russo en declaraciones para la prensa.

"Estamos trabajando fuerte, bien y convencidos de lo que hacemos. Se podía haber ganado, pero igual el empate es importante porque fue de visitante y cambiamos todo el equipo", valoró el entrenador.

Aunque admitió que "hay cosas para mejorar", también se mostró satisfecho por "el progreso que se ve, como son los chicos que debutaron", en relación al lateral Izquierdo Valentín Barco (16 años) y el volante derecho Aaron Molinas (20).

"Eso es el trabajo que viene de inferiores y lo que venimos haciendo con todos los demás. Hay que sostener niveles en un montón de situaciones", prosiguió Russo.

Además, reconoció que el equipo "sintió la salida de (Agustín) Obando, porque venía jugando muy bien y debió salir al quedar dolorido por un fuerte golpe", lo que ocurrió al promediar el segundo tiempo, siendo reemplazado por Esteban Rolón. (Télam)