(Por Walter Vargas).- Tras su contundente victoria del sábado último en Hamburgo, el superligero bonaerense Jeremías Ponce ha quedado en un compás de espera cuyo desenlace lo pondrá de cara al título FIB en poder del escocés Josh Taylor.

Ponce quedó como retador oficial de Taylor el 12 de junio de 2021 cuando en Newcastle venció por nocaut técnico al favorito británico Lewis Ritson.

Desde entonces renunció a la faja IBO que el 14 de setiembre había obtenido en el Music Hall de Berlín frente al alemán Rico Mueller y realizó dos presentaciones en Hamburgo.

El 21 de noviembre de 2021 noqueó en dos rounds al venezolano Michel Mercano con un certero gancho al hígado y el sábado vapuleó al georgiano Achiko Odikadze hasta que en la tercera vuelta su rincón lo sacó del ring.

Es decir, el natural de José Mármol volvió a dejar una buena impresión en Hamburgo y los empresarios que se encargan de organizar las veladas en la referida ciudad teutona ven con buenas ojos que ahí mismo se concrete la pelea titular con Taylor en junio o julio próximo.

Entretanto, deben esperar a qué decida el escocés respecto de sus propósitos: ¿primero afronta una defensa con el puertorriqueño Subriel Matías o deja la corona y prueba suerte en welter?

En ese caso, si Taylor declina su faja superligero, lo más probable es que la vacante sea llenada por Ponce y Subriel.

Sería, por cierto, un pleito de enorme atractivo: el frenético peleador boricua dispone de una faja de 18-1 con 18 KO y Ponce está imbatido en 30 salidas rentadas y 20 KO.

A decir del manejador de Ponce, Alberto Zacarías, no hay motivos para apresurarse ni para víctimas de la ansiedad, habida cuenta de la juventud del bonaerense.

Zacarías hizo notar a Télam que mientras Ponce ya ha combatido 30 veces y recién en julio cumplirá 26 años, los dos campeones del mundo que hoy ofrece el boxeo argentino son Fernando “Puma” Martínez (30 años y 14 peleas) y Brian Castaño, 32 y 19. (Télam)