El delantero y capitán de Independiente, Silvio Romero, tuvo una particular elección al momento del sorteo antes del partido entre su equipo y Colón, en Santa Fe, en homenaje a Diego Maradona.

Cuando el árbitro Mauro Vigliano le mostró una de las caras de la moneda con el escudo de la FIFA, respondió: "Esa no, la otra, porque Diego no quería a la FIFA".

El sorteo lo ganó el capitán de Colón, Bruno Bianchi, porque salió la cara con el efigie de la FIFA.

Previo a eso, y tras las presentaciones de ambas formaciones ataviadas con la camiseta argentina con la imagen del astro mundial fallecido, el propio Romero en el centro de la cancha exhibió una de Independiente con el número 10 en el dorsal y el apellido Maradona.

Al margen del tributo dispuesto por la Liga Profesional de Fútbol en todos los estadios, también, llamó la atención el gesto del técnico de los 'rojos', que apareció con una camiseta argentina similar a la portada por los jugadores, con la que permaneció todo el partido, del mismo modo en que lo hizo también, incluso, el técnico brasileño Renato Gaúcho. (Télam)