El piloto francés Romain Grosjean recibió hoy el alta médica en el hospital de Bahrein, donde estuvo internado durante tres noches tras el impactante accidente que sufrió en el Gran Premio de Fórmula 1 del último domingo.

El piloto de Haas, de 34 años, sufrió quemaduras en ambas manos en un tremendo choque que le pudo haber costado la vida.

El auto de Grosjean tocó al AlphaTauri de Daniil Kvyat y salió a toda velocidad contra las barreras internas del circuito, en la primera vuelta de la carrera. Tras el impacto, su Haas se partió en dos. La parte del habitáculo donde se encontraba el piloto atravesó del otro lado antes de quedar envuelta en llamas cerca de medio minuto.

"Mi mano derecha esta mañana. La felicidad que tuve cuando me dijeron que ya no necesitaba el vendaje completo y que podía usar mi dedo fue enorme. Casi lloro. Una victoria en mi camino hacia la recuperación", posteó hoy el francés en sus redes sociales.

Grosjean permanecerá en Bahrein para recibir un tratamiento privado por sus quemaduras y, si la evolución de las heridas es buena, podría estar presente en el Gran Premio de Abu Dhabi, en la que sería su última competencia en la máxima categoría, en la que el inglés Lewis Hamilton se consagró campeón de por séptima vez en la actual temporada. (Télam)