El Círculo de Periodistas Deportivos de Buenos Aires, forjador de muchos trabajadores especializados de la Argentina, cumplirá mañana 80 años de existencia apenas 24 días después del fallecimiento de uno de sus más representativos presidentes, Carlos Ferraro.

El punto de partida del Círculo lo dieron un 24 de mayo de 1941 ocho de sus colegas: José López Pájaro (el padre de Julio Ricardo), Hugo Marini, Salustiano González, Emilio Rubio, Alfredo Rossi, Ricardo Lorenzo (Borocotó), Danilo Manzini e Idelfonso Talarúa Kendall.

La consigna para crear un CPD, tales las siglas que lo acompañaron en el tiempo, fueron la de "facilitar la labor del cronista y obtener las garantías esenciales en su relación con asociaciones, clubes y autoridades públicas, para servir de punto de contacto, que se conozcan y se traten todos los periodistas deportivos, y se ayuden mutuamente”.

Y 13 años después de su fundación surgió otro de los hitos que marcaron, y siguen marcando, la historia del fútbol argentino, como la creación de los premios Olimpia, que fueron ganando a lo largo de los años, desde Diego Maradona hacia abajo y los costados, los más encumbrados representantes del deporte nacional.

Desde ese primer acto en 1954 cada mediados de diciembre se convirtió la fiesta de premiación en una ceremonia que generaba tanta expectativa como regocijo por ver a los mejores deportistas recibiendo con emoción el premio por el que habían luchado durante todo el año.

Y seis años más tarde, en 1960 nació el otro bastión sobre el que se apoyó su historia: la Escuela de Periodismo por la que transitaron futuros profesionales que después nutrieron redacciones, estudios radiales y canales de televisión a lo largo y ancho del país.

"El periodismo es uno solo", se suele decir y con razón, pero el que ejerce el deportivo, por su amplia formación, tiene una apertura inmejorable para sumarse a cualquier otra área de la profesión.


(Télam)