El delantero cordobés Pablo Piatti, quien marcó su segundo gol en su regreso a Estudiantes de La Plata en el triunfo de su equipo ante Barracas Central por 3 a 1, aseguró que “el campeonato" le "da de comer", y adelantó que "el año que viene" el plantel quiere "volver a jugar la Copa”.

El nacido en La Carlotta habló de una charla que tuvo el plantel luego de la derrota frente a Tigre por 2 a 1, de visitante, por la octava fecha y contó: “necesitábamos hablar y decirnos cosas en la cara. Había que poner algunas cosas en claro y se pudo demostrar en el partido, donde fuimos superiores y conseguimos un triunfo importante. El grupo nunca perdió la mentalidad ganadora pero había cosas que aclarar”.

“El gol me pone feliz, porque sirvió para consolidar el resultado, fue en nuestra casa y ante nuestra gente, les pudimos reglar un triunfo, que era lo más importante”, agregó el delantero que regresó a la Argentina después de catorce años en Europa.

El plantel hoy no tuvo descanso y se entrenó pensando en el partido del domingo ante Boca Juniors.

Los titulares realizaron tareas regenerativas, mientras que el resto cumplió con trabajos con pelota y de fútbol de mayor exigencia.

La idea es jugar en la Bombonera con el equipo titular y tal vez pensar en una rotación frente a Banfield, en la previa del viaje a Brasil para jugar la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores ante Paranaense.

En ese sentido entre mañana y el sábado, Ricardo Zielinski observará la evolución de Agustín Rogel y Fabián Noguera, que vienen de lesiones musculares para saber si los puede contar para enfrentar a Boca, o bien si decide una formación similar a los que jugaron frente a Barracas.

En el terreno de las lesiones también se sigue de cerca a Mauro Boselli, quien se recupera de una distensión en la fascia plantar pero recién podría regresar para la revancha de los cuartos de final de la Libertadores ante Paranaense, que se jugará el jueves 11 de agosto.

(Télam)