El exfutbolista búlgaro Hristo Stoichkov apuntó contra "los buitres" que separaron a Diego Maradona de su familia y amigos en los últimos años de su vida, al cumplirse este viernes dos años del aniversario de su fallecimiento.

Stoichkov, presente en el homenaje realizado hoy por la Conmebol en Doha, durante el Mundial de Qatar, lamentó que "no le dejaran hablar con nadie" y recordó con dolor que la última vez que logró tomar contacto con el astro fue "el 8 de febrero de 2016" para su cumpleaños número 50.

"Fue la última llamada que recibí de Diego. Lo estuve esperando para mi fiesta de los 50 años en Bulgaria. Luego no pude volver a hablar con él y noté que algo pasaba", reconstruyó en diálogo con la prensa después del homenaje realizado en la exclusiva zona qatarí de Msheireb.

Stoichkov, de 56 años, se definió "amigo" de Maradona y fue uno de los pocos ex jugadores extranjeros presentes en la celebración de la Conmebol, a la que asistieron, entre otros, el presidente de FIFA, Gianni Infantino; el titular de la entidad sudamericana, Alejandro Domínguez; la máxima autoridad de AFA, Claudio Tapia, y excampeones del mundo con la Selección Argentina.

"Lo que más me molestó fue cuando los buitres ya no lo dejaban hablar con nadie. Lo separaban. En un punto me siento un poco culpable porque no hice para para alejarlos de él. Eran esos que, de saco y corbata, eran los mejores que se llamaba Diego Armando Maradona", cuestionó.

Diego murió el 25 de noviembre de 2020, aislado de su familia, en una casa de la localidad bonaerense de Tigre, donde cumplía un tratamiento de rehabilitación por sus adicciones.

"Discutí mucho con él por esos temas, conmigo esos tipos no entraban. Sigo teniendo amistad con su familia, hace poco estuve con ella en Italia, con Claudia y las hijas, que tienen la misma edad que las mías", contó el búlgaro, mundialista en Estados Unidos '94 y Francia '98.

"Nunca me interesó hablar de su vida privada, he estado mucho tiempo a su lado, pero siempre dejé a un lado los temas extradeportivos. A mucha gente le gustaba vender y vender hablando y escribiendo de Diego sin saber nada", criticó.

Finalmente, Stoichkov, uno de los invitados al partido despedida de Maradona en La Bombonera en 2001, aseguró que el astro argentino marcó "un antes y un después" en el fútbol.

"Como jugador fue un artista. Diego nos enseñó muchos caminos: cómo teníamos que jugar, cómo teníamos que sacrificarnos, cómo teníamos que amar del deporte. Las cosas que hacía eran un buen camino para los niños que juegan al fútbol", concluyó. (Télam)