El arquero Rodrigo Saracho y el mediocampista Jonatan Blanco son los dos primeros jugadores del ascenso apuntados para integrar el plantel de Barracas Central, con miras a la temporada 2022 de la Liga Profesional de Fútbol (LPF).

Una vez resuelta la continuidad del entrenador Rodolfo De Paoli, quien firmará un vínculo hasta diciembre del año entrante, la dirigencia del club de Parque de los Patricios ya inició contactos con distintos futbolistas como para reforzarse.

Uno de ellos es el arquero Saracho, quien defendió la meta de Quilmes, casualmente el adversario de Barracas Central en la segunda final por el ascenso del torneo de la Primera Nacional el pasado martes en cancha de Racing.

"Siento que es el momento de jugar en Primera División. Tuve ofrecimientos de Belgrano de Córdoba y San Martín de Tucumán, pero mi deseo es estar en Primera", explicó el arquero de 27 años al programa "Deportes en FM" (88.9 Mhz).

"Quilmes me dijo que no puede hacer uso de la opción de compra y no me puede retener. Entiendo al hincha 'cervecero', pero espero que ellos me entiendan a mí, que es trabajo", intentó disculparse el ex Estudiantes de Buenos Aires.

Saracho admitió que, además de la de Barracas Central ("es la posibilidad más avanzada", dijo), también existen sondeos por sus servicios desde Aldosivi de Mar del Plata y Platense.

Click to enlarge
A fallback.

"Voy a tratar de elegir lo mejor posible para mí. Quiero saber si es que llego a jugar o a pelear un puesto", indicó Saracho.

La llegada al "Guapo" del volante Blanco, de 34 años, parece más accesible, ya que el jugador no renovó contrato con All Boys, en la Primera Nacional, y tiene el pase en su poder. El mediocampista bonaerense firmaría contrato hasta diciembre de 2022.

En tanto, el polifuncional Dylan Glaby debe regresar a Deportivo Morón, que analiza dos propuestas para transferir al lateral-volante de destacado rendimiento en el último campeonato de ascenso.



(Télam)