El tenista argentino Sebastián Báez ratificó su muy buena temporada al instalarse hoy en la final del Challenger de Kiev, sobre superficie de polvo de ladrillo y con premios por 52.080 euros, tras imponerse en semifinales sobre el turco Ergi Kirkin por 6-3 y 6-2.

Báez, ubicado en el puesto 155 del ranking mundial de la ATP y máximo favorito al título en Kiev, perdía 3-0 cuando inició una remontada que le permitió ganar siete games seguidos para pasar al frente por 6-3 y 1-0 ante el turco Kirkin (347), al que finalmente superó en una hora y 20 minutos de juego.

El argentino, de 20 años, irá en busca del título este domingo desde las 8 ante el riocuartense nacionalizado italiano Franco Agamenone (291), quien venció en la otra semifinal al kazajo Timofey Skatov (299) por 7-6 (7-4) y 6-3.

Báez, campeón este año en tres Challengers, dos en Chile (Santiago y Concepción) y otro en Zagreb, protagonizó una gran semana en Kiev con triunfos sucesivos ante el local Illya Beloborodko (828), el estadounidense Alex Rybakov (396), el rumano Filip Jianu (337) y el mencionado Kirkin.

Los tenistas argentinos conquistaron este año 12 torneos de la categoría Challenger, la que le sigue en importancia a los ATP.

A los tres de Báez se suman los de Federico Coria en Prostejov, República Checa; Juan Manuel Cerúndolo en Roma y Como, Italia; Pedro Cachín en Oeiras, Portugal; Tomás Etcheverry en Perugia y en Trieste, ambos en Italia; y Facundo Bagnis en Salzburgo, en Austria.

Además Francisco Cerúndolo ganó el Challenger de Cordenons, en Italia, y Camilo Ugo Carabelli se consagró campeón en Varsovia. (Télam)