Martín Palermo, entrenador argentino de Curicó Unido de Chile, no logra levantar cabeza al frente de un equipo que desde su llegada bajó de los puestos de clasificación para la Copa Libertadores hasta quedar afuera de la Sudamericana, con apenas un 24 por ciento de efectividad y complicado en la tabla del descenso.

El diario El Mercurio analizó que desde que asumió Palermo (exentrenador de Godoy Cruz, Arsenal de Sarandí y Pachuca de México, entre otros) en noviembre pasado cuando el DT Nicolás Larcamón se fue a México, Curicó se desplomó y en 11 partidos dirigidos, solo suma ocho puntos, con un paupérrimo 24 por ciento de rendimiento.

El mismo Palermo, máximo goleador en la historia de Boca en partidos oficiales, sabe que si el equipo -que está noveno y a 16 puntos de líder Universidad Católica- no mejora sus días en el cargo están contados y por eso fue muy duro con sus dirigidos.

"A partir de ahora, para los tres próximos partidos que quedan, elegiré a los que estén comprometidos y quieran estar. No siento que haya orgullo, que haya dignidad entre nosotros mismos de defender los mismos colores y que en la cancha se vea un equipo con rebeldía", enfatizó Palermo.

Curicó también se está complicando en la tabla de promedios para el descenso, ya que está 15to. y apenas supera a Universidad de Chile, Universidad de Concepción y Deportes Iquique, los dos últimos que hoy descenderían.

El próximo viernes, el equipo que dirige el "Loco" Palermo jugará ante Santiago Wanderers, luego ante Universidad de Chile y cerrará con La Calera, que tiene chances de pelear el título. (Télam)