El seleccionado masculino de handball de Dinamarca se consagró hoy bicampeón con el triunfo ante Suecia por 26 a 24 en la final del Mundial de Egipto.

Mikkel Hansen, con siete goles, y el arquero Niklas Landin, con tapadas clave en momentos decisivos, fueron las grandes figuras de la final para que Dinamarca se impusiese una vez más.

El equipo dinamarqués ganó los nueve partidos del Mundial de Egipto, incluyendo el éxito ante la Argentina en la primera ronda. El más complicado lo tuvo en cuartos de final cuando empató con el anfitrión, fue al alargue y lo ganó por penales.

Dinamarca, que además es campeón olímpico, obtuvo su segundo título ecuménico en el historial, que tiene a Francia como máximo ganador con seis trofeos, seguido de Suecia y Rumania con cuatro, entre las principales seleccionados que más certámenes mundiales lograron.

En el partido por el tercer puesto, España venció a Francia por 35 a 29.

La Argentina, que estuvo muy cerca de la clasificación a los cuartos de final por primera vez en su historia, finalizó undécima.

Polonia y Suecia serán los organizadores del próximo campeonato del mundo de handball, en el 2023, en la que será la vigesimoctava edición. (Télam)