El club Stromsgodset, de la primera división del fútbol noruego, despidió hoy a su director técnico, el danés Henrik Pedersen, acusado de racista por sus propios jugadores, cargo que él mismo rechaza de forma terminante.

"No es el final que deseaba. No estoy para nada de acuerdo con las acusaciones que se me han hecho ni con cómo se ha llevado el proceso", reaccionó Pedersen, de 43 años, tras la comunicación de su cesantía por parte de la institución.

"Las acusaciones según las cuáles realicé comentarios discriminatorios contrastan con mis valores como hombre y dirigente. Siempre he defendido la tolerancia cero contra toda forma de prejuicios o discriminaciones sobre la base del color de la piel, la etnia, el sexo o la orientación sexual y religiosa", se defendió.

La directiva del club noruego tomó la decisión después de reuniones con integrantes del plantel profesional y en medio de las acusaciones hacia el entrenador por comentarios racistas, cuyo contenido no trascendió, precisó la agencia AFP.

(Télam)